Federico Vaucheret se define como algo que existe y no existe a la vez, el Federico como artista es un alter ego, un costructo que se crea al rededor de su arte.

Federico es un artista, el cual considera que nació de un impulso por transmutar el concepto de la desnudez. Es que hablar de sexualidad abiertamente, sigue siendo un tema tabú en muchas partes, y aunque cada vez hay más personas descubriendo y explorando su sexualidad, el tema sigue causando cierto ruido en oidos que piensan, que tratar estos temas es un acto impuro.

La sexsualidad es quienes somos. En un concepto básico, la sexualidad es nuestra identidad de sexo y género, nuestra orientación sexual, nuestro erotismo, la vinculación afectiva y amorosa, además de la reproducción. Para poder hablar abiertamente de sexualidad, hace falta un buen sistema de educación que instruya sobre el tema sin las barreras mentales que existe entorno el sexo, porque mientras más se hable, menos tabú y más educación hay respecto al tema.

Por esta razón quedamos encantado con el arte de Federico, quien busca transmitir la naturalidad de la desnudez sin que se interponga el tabú que existe detrás de este arte.

EM: Cuéntanos ¿cómo era el Federico de la infancia, de niño?

FV: Fede de chico era y sigue siendo un niño calmo, como dicen por ahí los primeros 40 años son los más difíciles de la niñez, en mi infancia recuerdo dibujar muchísimo, dibujaba todos lo que encontraba, ilustraciones de libros, frutas de la cocina, las botellas de licor de la alacena… Recuerdo fuertemente las tardes en el taller, en mi ciudad natal, podía pasar de 8 a 10 horas de corrido sin irme de ese lugar. Ahí mismo fue donde me instruyeron por primera vez en el arte de la figura humana, si es cierto que desde chico copiaba muchos dibujos de famosos, de programas televisivos, sobre todo de arte japonés. Pero cuando comencé a estudiar la figura al real, sentí que abrí una puerta a más, primero comencé con retrato y luego con figura humana entera, guiado por mi Maestra en Artes Plásticas, aprendí durante más de 12 años a interiorizarme y naturalizar el respeto por el desnudo en todas sus formas, y desde ahí todo fue un camino de ida hacia el crecimiento artístico y espiritual.

EM: Háblanos de tus obras y lo que pretendes comunicar con ellas.

FV: Me considero un artista de lo simple, y destaco la simpleza de la desnudez. Pero a la vez, realzo el hecho e intento trasmitir lo que implica la realidad de un desnudo artístico, la exposición, el despojarse de todo eso que no muestra tu verdadero ser, tu morfología más física, las luchas por los prejuicios del cuerpo, los tabúes.

EM: ¿Cómo surge tu afición a las artes plásticas?¿Qué recuerdas de tu primera obra artística?

FV: Yo desde pequeño siempre dibuje, dibujaba mucho, recuerdo dibujar mucho en los bordes de los cuadernos en clase de primaria… Y agradezco que mis padres me hayan dado la oportunidad de explotar desde muy pequeño mis intereses por el dibujo. No recuerdo muy bien cuál fue mi primera obra, era muy chico, recuerdo que tendría cerca de 7 años.

EM: ¿Cómo ha sido tu evolución como artista? ¿Qué géneros has explorado y cuáles te gustaría explorar en el futuro?

FV: Mi evolución como artista, humildemente, lo compararía con un arroyo, siempre se esta abriendo caminos nuevos, en constante movimiento y cambio. Nunca he dicho que algo no me interesa, puede ser que me guste más o menos, pero nunca descartaría intentar nada, he pintado abstractos, murales, expresionismo, impresionismo, arte figurativo, paisajismo, collage, modelado en barro, modelado en alambre, en técnicas de tintas, acuarelas, acrílicos, lápices, y más. Pero siempre seré fiel a mis dos pilares y te diré que brazos artísticos que son pintar en Óleo y dibujar en Carbonillas. Tengo ganas de aprender grabado y profundizar más en las sanguinas en un futuro.

EM: ¿Qué has aprendido de la pintura figurativa?

FV: Logre conectar más con mi arte, logre apreciar tantos detalles del cuerpo humano que solo se aprenden de estar horas y horas analizando y midiendo, para luego captar la esencia de lo que ese cuerpo está trasmitiendo.

EM: De todos los géneros posibles, ¿por qué el erotismo?

FV: Nunca considere mi arte como erótico, lo que intento trasmitir es la naturalidad de la desnudez.

EM: ¿Tu arte es más impulsivo o más racional?

FV: Mi arte es muy racional, todo tiene un lugar y todo esta medido, nada está puesto al azar. Hay veces que es necesario distorsionar levente la realidad para lograr la esencia de lo que se está plasmando. En algunas obras el detalle mata la esencia y la mancha la realza.

EM: ¿Has conseguido a través de la pintura figurativa ser más consciente del funcionamiento de tus impulsos inconscientes?

FV: Creo que el dibujo y la pintura en si, han ayudado mucho, pero no solo pasa por ahí, los vínculos que manejamos, los estudios que nos formaron (ya sean autodidactas o académicos), nos forman como seres racionales capaces de procesar, identificar y reconocer los impulsos inconscientes.

EM: Normalmente, ¿Pintas con la modelo en persona o las personas salen de tu mente?

FV: En la mayoría de los casos las obras están realizadas con modelo en vivo, en un ambiente reservado y cómodo, se trabaja en sesiones de media hora y descansos, hay veces que se puede estar trabajando 3h o mas con el modelo. Otras veces cuando el modelo vive en el exterior del país, la obra es muy grande, es difícil coordinar los tiempos o el modelo ya sabe que es lo que quiere, se trabaja con una fotografía como base.

EM: ¿Qué sensación te provoca trabajar con la sexualidad, exponer una parte del ser humano que es tan íntima?

FV: Yo intento plasmar la desnudez como belleza sin forma, sin miedos, sin vergüenza. La sensualidad, sexualidad, el erotismo, el pudor, el prejuicio, la vergüenza… eso se lo adjudican los observadores, quien sabe, tal vez por una necesidad imperiosa de extrapolar sus propios temas sin resolver hacia un dibujo.

EM: ¿Qué es lo que más ha fascinado a Federico?

FV: Siento fascinación por las personas que aman su cuerpo, que están libres de prejuicios, que no tiene miedo de mostrarse tal cual son. Y eso es a lo que apunta mi arte, a naturalizar algo tan natural como el cuerpo.

EM: ¿Sólo a través del arte se pueden manifestar los tabúes sin sentir vergüenza o culpa?

FV: Yo creo que no, solo se necesita confianza en uno mismo.

Los tabúes y las vergüenzas son solo constructos de la sociedad moderna en la que vivimos para opacar nuestra verdadera naturaleza.

EM: ¿Cuál ha sido la acogida de tu obra por parte del público femenino?

FV: Uno como artista sabe que las percepciones de su obra son tan variadas como ojos que la ven. Que la sociedad y más que nada las redes sociales puedan censurarte por atentar a un pudor retrogrado colectivo es donde notamos la decadencia de la humanidad, por suerte muchos agentes se están activando en todos lados para lograr cambiar la perspectiva social sobre la desnudez, sobre todo, la desnudez femenina.

error: Content is protected !!